Carta de Libertad Siglo XVII

Anuncios

Desciframiento

El profesor  Thomas Barthel, en su obra Fundamentos para el desciframiento de la escritura de la Isla de Pascua, publicada en los años 50,  menciona características acerca de sus estudios, como por ejemplo, que esta escritura se compone de ideogramas relacionados a un contenido específico, la formación de signos es de acuerdo a ciertos principios, como colores, formas, circunstancias poéticas, o metáforas y poderes sobrenaturales, también cada signo pascuense pertenece a personas y también son geométricos,  formación de símbolos empleados fonéticamente para la escritura de nombres, acertijos, se puede llegar a una comprensión y a una referencia acústica parcial.

No presenta nuestro investigador traducciones, de las tablillas, pero si un aporte para proceder al desciframiento, que es un elemento teórico, sin resultados prácticos. Actualmente la escritura pascuense, está dentro de las que no han podido ser descifradas, ni siquiera se sabe, si es una forma de escritura, de todas formas, los estudiosos del tema y descifradores tienen trabajo por hacer.

Otro mundo

Otro mundo nos canta la vida y nos sorprende con sinfonía de tremendos lazos de amor lejos alcanzando con las manos de los hermanos del universo desconocido del ayer o del mañana estamos justo aquí para vislumbrar aquello que nos abandonó en una sola estrella viendo como cambiamos nuestra conciencia en un beso

Todos los días

Siempre buscando una vida lejos del llorar para decirnos como llegar al fin del mundo cual es el momento que nos espera así sin saber nada de nada del devenir cósmico el universo está en paz ahí quizá nosotros explotaremos y todos los días alcanzaremos algún astro que nos abraza

Esquina

El ocaso en la esquina palpita apenas

el llorar incendia las pupilas

adelgaza los huesos carcome

nuestro bosque humano

late late renacidos otra vez

Lunas

Lunas y tormentas en mi ser

camino los recuerdos hacia la libertad

el fin ese fin nos mata

a la hora de la piel olvidada

y el beso revienta mis pupilas

otra vez nosotros.

En la orilla

En Un ritmo y un sol para mañana

Llegué al arco iris traspasando fronteras

busqué en la orilla lo más fuerte de mi sangre

tomé todo lo lejano y más lejos estuve

las manos se estiraron hasta descuajar

y yo desparecí para forjar el puente del atardecer

llama tiempo al nido lejos del origen morir

pies en tierra y manos pegados a ese mundo

verdad sin dormirnos

el silencio llega el caudal de la gloria

existencia que aflora suspiro sin letras ocultas

grita la estrella en la arena

llena de granos luminosos y acordes

en la constante del telescopio que alimenta las manos

y visiones de las células humanas

engranaje musical que va más allá del arte y del amor