Del libro Un ritmo y un sol para mañana. de MVH

 

Aves truchas manantiales cúmulo nimbus
llueven tropicales células laten rotundas
sangre y sangre rompeola lágrima
alarido en la noche mañana y ayer
ojos de un olvido reencontrado lloran arena
desierto y el mar toca la piel de los siglos.

Rocas pasto y ríos en días luminosos
de un futuro con mente cuerpo y otra materia
indispensable el color de la historia y venas convergen
en la palma de la mano de los otros yo
y del corazón de la tierra y de las planicies de los astros todos
en el encuentro de las hojas cortezas raíces de lluvia 
de lágrimas conocidas y ocultas
debajo de la piel emana la voz y nutre la marea cósmica.

Anuncios