Del libro Un ritmo y un sol para mañana de MVH.

La vertiente aplaude la unión de nuestras manos la piel oliva y todas las aparecidas

entre aguas noches y días torbellino sangrante mundo delirio humano y animal

selva trasnochada fondo del océano sumergidos lo gritos de la vital sorpresa

nos lleva a las arterias y al nervio invento mueve el color universal

una flor solo una flor estalla y fluye el líquido guardado en una ciudad

que no existe en la mente.

Anuncios