La Historia y la memoria nos muestran el otoño de la humanidad, tantos procesos historiográficos que convergen y se dispersan, no aprendiendo de ellos, pero al menos el ser humano continúa gestando instancias y material para los historiadores, llamándonos a seguir ejerciendo el oficio de historiador, que se configura desde la visión interdisciplinaria, me refiero al amplio espectro de miradas donde se puede y debe actuar, es sin duda un ejercicio digno de trabajar, no sólo en aspectos de la investigación, también en organizaciones sociales, políticas, educacionales, artísticas, patrimoniales, etc. La Historia a veces no nos permite ver más allá, por mucho que indaguemos, pero al reflexionar, también existe la primavera de la humanidad y sí, podemos ser virtuosos  no olvidando todos los procesos que se construyen dentro y fuera de nosotros, la memoria es importante y quizá nos ayude a ser mejores.

 

Anuncios