Torres y mecanos laberinto de un futuro armando el cauce de la noble corteza humana

divisada tan lejos en el espacio de la dolida dermis y vena del hondo paisaje y profundo latido

 parece una acuarela siendo un oleo apasionado los ojos encaminan el cuerpo

a la nueva historia al brazo del árbol que sostiene el nacimiento de una ola

con llamas de la magia de un pez.

Anuncios