antipoemas dementes y misantropicos

(Kamaraten). Ya no será igual ni lo mismo los días que pasen sin la luz de tus ojos. Va a amanecer pero en nada tendrán que ver las jornadas que van desarrollarse sobre Eideen. Tú ya no estás ni estarás sino en un recodo de la eternidad. Los pájaros vuelven volar y a piar contentos la canción de la vida. Nada alumbrará hoy sino un ejército de cadáveres desfilando bajo el sol tristes tonos de descomposición. Tú eras alegría sobre los prados de la tierra eras simpatía. La luz ilumina los vestigios que de ti quedan: una esposa rota y apenada y una lápida funesta y fría. ¿Dónde estará el tesoro de juventud que me acaban de arrancar? En los mármoles nefastos del epitafio que va a concretar tu unión entre lo celeste y terrenal que junta las verjas del cementerio. La fe se remonta esferas adentro y sé que…

Ver la entrada original 315 palabras más

Anuncios