1.- Leer el documento con calma y serenidad sin preocupación ni angustia, y con mucha concentración.
2.- Tomar en cuenta todo antecedente del documento,como por ejemplo todos los rasgos de la escritura, el tipo de letra, las abreviaturas, el tiempo en que fue escrito, el espacio geográfico a que pertenece.
3.- Empezar a leer dando una mirada general al documento la primera vez, ya en una lectura más importante ir reconociendo los tipos de letra, las palabras y las frases, para llegar a entender.
4.- Los manuscritos más extensos deben leerse varias veces, y trabajar cada elemento con profunda atención.
5.- Se debe identificar signos que representan palabras y frases, cuando no son letras reconocibles.
6.- Los nombres propios, términos geográficos, ciudades que están escritos en otros idiomas,se debe tener especial atención y conocer acerca de esta materia.
7.-Se debe confrontar documentos del mismo tipo que se transcribieron con anterioridad, y no darlos por terminados antes de eso.
8.- Leer concentrados y evitar hacerlo de memoria.

Anuncios