En Un ritmo y un sol para mañana

Destierro adonde     los jardines no existen se volcaron no hay tierra agua te busco

sorbo a sorbo desesperan los labios los pilares se hunden la eternidad escapa besamos

el cordón umbilical de la piel que vibra adorando las estrellas nos buscan

caen deseando la risa en cara de los ajenos para encontrar la tonalidad fugitiva

Anuncios