Transportados a otros mundos en violines

con ruedas aladas por el norte y el sur en las rocas graníticas

en un nano segundo y un rayo luminoso

me fui a los mares agrandados por una lámpara

y así aprendí a amar

las miradas en el tiempo en otra consciencia

de la vida real

Anuncios